Oda a la cerveza


  Siempre me ha rondado, cierta inquietud, al ver a un tío con falda y coronilla rapada. Viven en casas viejas y no pueden follar. ¡Vaya vida más perra! ¡Ya son ganas de aguantar!   Un pavo en un garito me contó, que eso que bebía era zumo de un cereal. Yo todo sorprendido, pregunté, a ver qué puto colgado exprime un cereal.   Son, los habitantes del monasterio, los que hacen que te pilles un buen pedo. Paso de tu religión y tu credo, con eso que tú exprimes ¡vaya ciego!   Y es que cualquier día cuando aprieta la sed, me abro una cerveza y me empiezo a relajar. A partir de la octava ya no puedo pensar, todas las tías están buenas y me entran ganas de charlar.   Rubias, tostadas, negras… me da igual. Si unas están buenas, otras entran sin más. Cualquier momento es bueno para brindar, cerveza para todos hasta no poder más.   Son, los habitantes del monasterio, los que hacen que te pilles un buen pedo. Paso de tu religión y tu credo, con eso que tú exprimes ¡vaya ciego!   Son, los habitantes del monasterio, los que hacen que te pilles un buen pedo. Paso de tu religión y tu credo, con eso que tú exprimes ¡vaya ciego!   DESCARGA "Oda a la cerveza.MP3"    Imagen de previsualización de YouTube